noticiero textil

19 de Octubre de 2018

Artículos/Entrevistas

Por: Diego

Propiedades de absorción de la humedad por capilaridad: formas de eliminación o potenciación

21/9/2018

Tanatex Chemicals


Los profesionales del tejido son como cualquier otra persona. No existen parámetros de comparación entre ellos. Lo que resulta muy satisfactorio para un fabricante puede no serlo en absoluto para otro. Esto sucede sin duda con la absorción de la humedad por capilaridad. Para algunos tejidos, esta característica resulta muy útil, ya que permite a los usuarios mantenerse frescos y secos. Pero cuando se fabrican tejidos revestidos de PVC, las propiedades de capilaridad deben evitarse a toda costa.  La cuestión radica en cómo añadir propiedades de absorción por capilaridad a los tejidos que las necesitan y cómo eliminarlas de aquellos que no. Además ¿qué papel desempeñan los auxiliares en todo esto? Aquí se lo contamos.

¿Cómo se absorbe la humedad?

La absorción de humedad se produce mediante la capilaridad. Este fenómeno transfiere la humedad a través de un material hidrofílico, de forma que pueda extraerse o subir a la superficie. Los árboles lo hacen a la perfección, ya que las raíces utilizan la capilaridad para absorber agua del suelo (ver imagen a continuación). No están conectados a la red eléctrica ni funcionan con baterías: es un proceso natural. Al trasladar esta función natural a los tejidos, son las fibras hidrofílicas las responsables del proceso de capilaridad. Éstas acumulan la humedad, la adhieren a sus fibras y la transportan al exterior para su posterior evaporación. A este proceso lo denominamos absorción de humedad por capilaridad. Los tejidos con propiedades absorbentes son particularmente aptos para la ropa deportiva, ya que filtran el sudor corporal al exterior, lo que refresca a los usuarios y los hace sentir más cómodos.

La carrera del filtrado por capilaridad: ¿qué fibra es mejor para transportar la humedad?

No todas las fibras presentan una propiedad natural para absorber la humedad por capilaridad. Por naturaleza, el poliéster sólo puede retener hasta un 0,4% de humedad, lo que significa que no genera casi capilaridad. El algodón puede retener hasta un 7%, que ya es mucho más de por sí. Esto explica el porqué de la incomodidad al usar camisas de poliéster en temperaturas elevadas, mientras que las prendas confeccionadas con fibras celulósicas (algodón, lana y especialmente el lino) hacen más tolerable el calor. Sin embargo, esto solo sucede durante las dos primeras horas, ya que las fibras celulósicas son proclives a retener el agua, lo que significa que la ropa se pondrá pesada y húmeda en el transcurso del día (o cuando los usuarios hagan ejercicio). Este es el motivo por el cual las fibras de poliéster y no las celulósicas, tratadas con un acabado especial, son las más adecuadas para la absorción de humedad por capilaridad. Su incapacidad para retener la humedad en combinación con propiedades añadidas de absorción capilar generan un transporte rápido del sudor, lo que permite al usuario sentirse seco y cómodo.

La absorción de humedad por capilaridad no siempre es positiva

Esto nos lleva a la parte central de este artículo: no todos los tejidos deben ofrecer propiedades de absorción por capilaridad. Esta característica es sumamente útil para la confección de ropa deportiva, tiendas de campaña o cualquier tejido que necesite transportar cantidades significativas de agua para mantener a los usuarios secos, cómodos y frescos. Pero en lo que se refiere al uso continuado en exteriores, como los tejidos revestidos de PVC para lonas impermeables de camiones y estructuras tensadas, las propiedades de absorción por capilaridad pueden resultar contraproducentes. Puesto que los tejidos revestidos de PVC tienden a retener incluso cantidades ínfimas de humedad, empiezan a absorber suciedad e infiltración por los bordes y costuras o cuando empiezan a aparecer cortes y abrasiones durante el uso. Ya que la humedad no puede traspasar el revestimiento de PVC, se produce enmohecimiento y debilitamiento de la adherencia. Por este motivo los fabricantes de tejidos se dividen en dos bandos: los que necesitan más propiedades de absorción por capilaridad o aquellos que desean eliminarlas.

Creación de absorción

de la humedad por capilaridad

La adición de propiedades de absorción por capilaridad a los tejidos puede hacerse de forma natural y tecnológica. Por ejemplo, el poliéster puede hacerse más transpirable al tejer fibras hidrofílicas con hidrofóbicas, de forma que la humedad se vea atraída por las fibras hidrofílicas para su extracción mediante capilaridad. Otra opción sería modificar la estructura de las fibras de poliéster durante el proceso de extrusión para convertirlas en fibras de estructura más regular y trilobular. Es un excelente comienzo, aunque, a menudo, las fibras necesitan ayuda adicional en forma de modificación química. En estos casos, se aplica el agente de acabado hidrodinámico para añadir propiedades de absorción de humedad por capilaridad al tejido. Esto incrementa el transporte de humedad y ayuda a cumplir con los requisitos (o incluso mejor: satisfacer los deseos) del público consumidor.

Tratamiento antihumedad

La modificación del tejido con un tratamiento antihumedad es algo un poco más complejo, principalmente porque se debe impedir un proceso completo en lugar de potenciarlo. Si desea evitar la absorción de humedad por capilaridad, probablemente fabrique tejidos para uso en exteriores como encerados de camiones, tiendas de campaña y cubiertas de piscina. Esto significa que necesita un acabado robusto y duradero que resista tormentas, lluvia y luz solar directa. Hasta hace muy poco, el tratamiento antihumedad solo podía ralentizar la capilaridad mediante la aplicación de acabados sobre la capa exterior, algo aceptable pero no ideal. La buena noticia es que los expertos de TANATEX han sido capaces de desarrollar un acabado que bloquea totalmente el proceso de absorción por capilaridad desde dentro: un gran salto adelante, hablando de forma clara.

Absorber o no absorber,

esa es la cuestión

Ahora que ya conoce todo lo que hay que saber respecto de la capilaridad, las propiedades de absorción y la protección antihumedad, ha llegado el momento de contarle un poco más sobre nuestros tratamientos de absorción por capilaridad y de protección antihumedad. Para incrementar las propiedades absorbentes, nuestros expertos han creado TANAFINISH HPX: un agente de acabado hidrodinámico para las fibras sintéticas. Y si desea detener el proceso de capilaridad por completo, TANACOAT AWP es el arma perfecta para esta misión. “No solo es el primer tratamiento antihumedad para tejidos revestidos con PVC de uso en exteriores”, explica Peter van Brunschot, gerente de Desarrollo de Productos para revestimientos de rendimiento, “sino que también se degrada muy poco. Mantiene su resistencia a la hidrólisis durante muchos años, incluso en climas muy húmedos, fríos o calurosos”.

Obviamente, hay muchas cosas que puede hacer para incrementar o anular la absorción de humedad por capilaridad. Pero imaginamos que tiene preguntas relativas a su propio proceso de desarrollo. Si desea obtener más información sobre cómo estimular o detener la absorción de humedad por capilaridad, descargue los folletos informativos TANA FINISH HPX o TANA COAT AWP en el sitio web de productos.

 

Artículo publicado en la edición número 256 (3er Trimestre 2018) de Noticiero Textil

Videos

Noticiero Textil TV









Fotogalerías

STIB BCN / Del 25 al 27 de septiembre 2018 / Barcelona

Noticiero Textil

C/ Numància, 73 7º B - 08029 BARCELONA | Tel: 93 444 81 92 | Fax: 93 124 02 18 |

[ Inicio ] [ Acceso Redactores ] [ estadísticas banners ] [ Publicidad ] [ Contacto ] [ Aviso Legal ] [icono rss]

Esta web utiliza cookies propias y de terceros que son necesarias para el proceso de registro y el análisis de la navegacion de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Ver política de cookies

acepto las cookies